Entretenimiento | juegos de mesa | cuarentena | actividad cultural

Algunas claves del resurgimiento de los juegos de mesa

Durante la cuarentena una de las cosas que más se busca es divertirse en familia sin estar delante de una pantalla. Un experto en el tema explica por qué los cambios en materia de diseño, potenciaron las viejas experiencias lúdicas.

La cuarentena sorprendió a varias familias a nivel mundial en una situación de encierro de varios días en forma inesperada. En plena convivencia obligada de varias horas, los juegos de mesa cobraron un nuevo envión anímico entre las preferencias de las personas en sus hogares.

Franco Tóffoli es rosarino, amante y diseñador de juegos de mesa. En una entrevista realizada en la radio Comunidad Fan explicó que si bien por obvias razones hay mucha gente aprovechando la cuarentena para "despuntar el vicio", desde hace unos 10 o 20 años hay un resurgir de este tipo de divertimentos y que dicho fenómeno mundial responde a una serie de cambios en la nueva generación de juegos.

"El boom de los juegos de mesa fue en la década del 70, en Argentina por ejemplo a partir del TEG o el Estanciero que eran los que más se jugaban, más allá de los clásicos como el ajedrez o los dados" cuenta Tóffoli quien luego agrega que en los 90 ante la llegada de los videojuegos hubo una caída muy fuerte en los juegos analógicos como actividad cultural.

Ahora las partidas son más cortas y sin eliminación de jugadores. Antes las partidas por ejemplo del TEG o el Monopoly eran interminables

Sin embargo a partir del año 2000, Franco cuenta que hubo un resurgir de los juegos de mesa y esto se dio gracias a tres afortunadas modificaciones que ayudaron a fomentar este tipo de juegos sociales.

"Por un lado el aspecto social que a veces se pierde ante una pantalla, por el otro las modificaciones en los sistemas de juego y aclaraciones que hay en las cajas, que dicen cuanto dura y que responden a partidas más cortas, a diferencia por ejemplo del TEG que eran partidas de muchas horas, de las cuales nunca se sabia cuando podían llegar a terminar" aseguró Tóffoli quien además agregó que otra cosa importante es que generalmente en los nuevos juegos "no hay eliminación de jugadores (que generaba el aburrimiento por mucho tiempo de los que quedaban afuera) y que también hay formas de balancear a los jugadores que vienen atrás, para que de alguna manera todos tengan forma de ganar casi hasta al final, a diferencia de lo que ocurría con los clásicos como el TEG o el Monopoly.

Dejá tu comentario