Deportes | Agustín Maziero | vuelve el fútbol | coronavirus

Agustín Maziero: la experiencia de volver a jugar en épocas de coronavirus

El jugador rosarino con pasado en Central está en una de las ligas europeas que volvieron a la actividad futbolística en medio de la pandemia. En el primer partido hizo un gol y en esta entrevista cuenta cómo fue ese festejo.

De a poco el fútbol está retornando a su actividad habitual. Armenia, exregión de la Unión Soviética, fue uno los primeros lugares en donde pusieron a rodar nuevamente la pelota. Agustín Maziero, atacante surgido de las inferiores de Rosario Central, arribó a principios de este año al Lori Fútbol Club de la primera división de ese país y ya comenzó a jugar. Eso sí, bajo los más estrictos protocolos sanitarios para evitar el contagio de coronavirus.

En diálogo con Versión Rosario contó cómo fue la experiencia de jugar tras dos meses de cuarentena, explicó qué medidas se tomaron para la vuelta del fútbol y confesó que no pudo evitar festejar con sus compañeros el gol que marcó el reinicio de la liga.

-¿Cómo está en Armenia la situación de contagios por la pandemia?

- El país estaba bien, pero desde que sacaron la cuarentena y la gente comenzó a hacer su vida normal, día a día se está complicando más. No sabemos si en unos días se vuelve a cerrar todo. Así que también estoy tratando de disfrutar esta vuelta porque no se sabe hasta cuándo se va a jugar. Hace dos meses el país cerró todo por el coronavirus y la cuarentena se cumplió a rajatabla, pero desde que se empezó a liberar los casos de muertos e infectados fueron en aumento.

maziero UNO.jpeg

-¿Cómo vivieron ustedes la noticia de que se volvía a jugar?

-Fue una felicidad enorme, porque estar encerrado y lejos de todo fue bastante duro. Uno está acá para jugar y tocó estar encerrado por esto de la pandemia. Hace tres semanas que arrancamos a entrenar y apenas volvimos a las prácticas la liga anunció que empezábamos a jugar.

-¿En qué consiste el protocolo sanitario para poder entrenar?

-En principio, no salir del hotel donde vivimos, usar barbijos y guantes cuando vamos a entrenar. Antes del primer día de entrenamiento la Federación chequeó a todos los jugadores y hasta el día de hoy nos siguen tomando la fiebre cuando llegamos al club. Además, dos días antes de que reinicie el torneo nos volvieron a testear y el día de juego nos tomaron la temperatura. Tampoco era un protocolo muy fuerte, pero tratamos de hacerlo cumplir.

-El día del partido ¿el protocolo se intensificó?

-Llegamos al estadio en dos traffics, como lo indicaba el protocolo. Luego fue más de lo mismo que veníamos haciendo en las prácticas: barbijos, guantes y evitar el contacto previo al entrenamiento.

-En un vestuario donde hay 30 personas, parece difícil que se respete el distanciamiento, que es una de las medidas más importantes del protocolo sanitario.

-Ahí ya no se podía hacer nada, porque sí o sí teníamos que estar todos amontonados ya que podíamos usar solo un vestuario porque en el otro estaba el rival. Obviamente antes de entrar nos tomaron la fiebre y como estábamos todos bien sí o sí teníamos a estar todos en el mismo lugar preparándonos para ir a jugar.

-En Alemania se vieron algunas lesiones físicas producto de la larga inactividad, ¿durante el partido repercutió en vos esos dos meses de estar parado por la cuarentena?

-Sí, se sintió el cansancio en los dos equipos, más que nada en el segundo tiempo, pero por suerte el equipo aguantó bien y yo no tuve ninguna fatiga muscular. Tampoco se vio un gran despliegue de los equipos porque ambos veníamos de estar parados.

-Entonces no fue típico partido de los que venían disputando.

-No, obviamente faltó ritmo, eso lo vamos a ir adquiriendo partido a partido, pero fue algo que se reiteró en toda la fecha, se notaba que por ahí los equipos nos exigían de más. Por otro lado, nos ayudó tener cinco cambios dispuestos, nos sirvió para cambiar el aire del equipo.

-Por todo lo que se vive por el coronavirus y el riesgo de contagio ¿notaste menos roce, menos faltas en el partido?

-No, la verdad es se metió como siempre, pero sí te dabas cuenta que el partido era más lento de lo habitual por el tiempo de inactividad, algo que es común después de estar tanto tiempo sin jugar.

maziero DOS.jpeg

-Te tocó hacer un gol en un partido muy especial, porque volvían a jugar. En el festejo ¿pudiste evitar los abrazos de tus compañeros?

-Fue una felicidad terrible hacer el primer gol del equipo después de todo lo vivido por la pandemia. La verdad es que en el momento del gol me olvidé si había coronavirus o no y me fui a abrazar con todos los compañeros. Al instante vinieron y nos dijeron que no podíamos estar todos juntos. Lo curioso es que mi gol viene de un córner, donde todos nos estábamos agarrando pero ahí no nos dijeron nada. Es todo muy raro. Luego en el entretiempo nos volvieron a reiterar que no nos abracemos en los goles.

-¿Cómo es la vida en Armenia?

-Uno está acostumbrado al movimiento de gente que tiene Rosario, pero acá es todo lo contrario, la gente es muy tranquila y el país ya es así. Yo estoy a dos horas de la capital donde podés ver más movimiento, pero en general es muy tranquilo, lo que sí se puede apreciar son los paisajes que tiene Armenia, por ejemplo, yo vivo rodeado de montañas que te dan una vista hermosa.

-¿Pensaste en dejar todo y volverte a Rosario cuando surgió lo de la cuarentena por la pandemia?

-Si, al principio lo pensaba. Tenía muchas ganas de volver, pero también pensaba que podía poner en riesgo de contagio a mi familia, ya que para regresar tenía que hacer escala en tres aeropuertos internacionales y por ahí me terminaba contagiando yo y luego a todo mi círculo íntimo.

-Se nota que el cambio de rumbo futbolístico y la salida al exterior te hizo madurar en el último año, ¿sentís que te quedaste con las ganas de poder demostrar más en Central?

-Siempre tengo las ganas de volver, hoy me siento con mucha más confianza y sobre todo con más experiencia para poder desenvolverme dentro de una cancha. Mientras estuve en la primera de Central traté de dar lo mejor y siempre está ese deseo de poder regresar para terminar de demostrar para lo que uno se preparó y devolver todo lo que me dio.

-Luego que pase todo esto y se vuelva a la vida normal, ¿cuál es tu intención sobre tu carrera futbolística?

-Por el momento quiero quedarme en Europa, poder saltar a una liga más competitiva y tratar de pelearla para seguir creciendo.

Dejá tu comentario