Entretenimiento | Woodstock | 50 años

A cincuenta años de tres días de paz y amor

A medio siglo del festival de rock más emblemático de la historia. Recordamos como fue, con detalles y videos que reflejan el espíritu de una época, que a través de los jóvenes, se propuso dejar una marca eterna, y lo logro.

Como anticipamos en otros artículos de Versión Rosario, 1969 es un año increíble en el plano musical. Pasó casi todo dentro de la industria de la música. Entre esas cosas, la masificación de los festivales de rock. Tales son los casos de La Isla de Wight (del 29 al 31 de Agosto), donde se destacó la presencia de Bob Dylan luego de estar retirado un tiempo de los escenarios. Era el retorno de un referente para muchas generaciones, de hecho, un manifiesto notorio y visible fue la asistencia de los Beatles junto a sus esposas, quienes no quisieron perderse la presentación. En lo estrictamente musical, Bob había editado Nashville Skyline. Un disco que lo devolvía a las raíces folk, en una etapa en la que el rock and roll comenzaba a coquetear con sintetizadores y volúmenes brutales. Otro de los festivales protagonistas fue Altamont Speedway Free Festival (diciembre 1969), liderado por los Rolling Stones. Pero sin duda, opacó la jornada el asesinato en manos de los Hells Angels de Meredith Hunter. La pandilla de motociclistas más famosa de la historia era la encargada de la seguridad. Toneladas de drogas e intolerancia racial manifiesta, desembocaron en un combo letal. Pero sin dudas, el festival por excelencia fue Woodstock. Celebrado durante los días 15, 16 y 17 de Agosto en una granja de 240 hectáreas en Bethel, condado de Sullivan, estado de Nueva York; este evento se transformó en un ícono de época, simbolizando los principales ideales de la comunidad hippie, y lo mejor de la escena del rock mundial. Alrededor de quinientas mil personas durante los tres días pudieron convivir y disfrutar de treinta y dos conciertos. Siendo el festival que materializó la expresión de una generación, se transformó en la madre y el padre de los festivales. A tal punto que, a diferencia de otros festivales, Woodstock no se inmortaliza solo como un festival de música, sino como un acontecimiento social.

Pipo Lernoud, poeta y periodista argentino que integró el núcleo de los primeros movimientos culturales ligados al rock y la cultura joven aquí, aporta que Woodstock fue el final de un proceso, no el comienzo. “La juventud que querían vivir una vida armada por ellos mismos, con sus propios valores, en comunidad, con sexualidades distintas, con libertades, tenían movimientos muy fuertes en Europa y EEUU. Hacía ya un tiempo antes que Woodstock, pero todo eso desembocó en ese festival. Woodstock fue la cumbre, y luego eso comenzó a descender. Por eso lo ocurrido en Altamont meses después se considera el comienzo del fin del hippismo”. Las comunicaciones hacia fines de la década del sesenta en Argentina no estaban súper desarrolladas. Con respecto a cómo se vivió el festival en nuestro país, afirma que “no teníamos idea lo que estaba pasando. No nos enteramos en el momento, pero sí después, por ejemplo con la película. Incluso se intentó hacer algo similar con el festival Pinap, el Barock o el que se realizó en la localidad Lobos”. Pipo por esos días viajaba por Europa, el destino más elegido por la juventud nuestra. Y asegura que no sólo el efecto reflejo llegó aquí, sino que “poco tiempo el presidente de Francia Charles de Gaulle prohibió que se haga algo parecido en las afueras de Paris. Pero como ya estaban contratados los grupos, lo hicieron igual llegando a la frontera con Bélgica. Y a partir de allí se empezó a hablar más de festivales en Europa”.

Celebramos los cincuenta años, con algunos de los momentos más destacados. ‘Freedom’ de Richie Havens. De alguna manera, sintetiza lo que la "muchachada" pedía a gritos: libertad, para ser como quería.

woodstock1

Los jóvenes protagonistas de su tiempo, pensaron dejar una marca. Y vaya si lo lograron, encarnándose eternamente en Woodstock. Rutas colapsadas, poca comida, baños escasos. Estados Unidos declaró la zona como área de desastre nacional. Sin embargo, los vecinos colaboraron permanentemente para que todo se desarrolle con la mayor normalidad posible.

woodstock2

A Jim Marshall y Henry Diltz le debemos las fotografías eternas del festival. Y a Michael Lang nada más y nada menos que la organización.

woodstock3

En diciembre de 1970, se estrena la película en los cines argentinos. En Rosario se pasó en el Cine Radar y luego en El Arteón. En Buenos Aires se estrenó en el cine América. Sin embargo fue cuando se programó en el cine Ritz (Cabildo y Olleros) que la trasnoche de los sábados tuvo filas que rodeaban la manzana. Sin oportunidad de ver esos conciertos en vivo, Woodstock en pantalla grande fue un suceso descomunal. Ir al cine a ver Woodstock la película, era hallarse en un recital.

woodstock4

Dejá tu comentario